Consejos para evitar el abandono del carrito de la compra online.

Desde este blog intentamos dar consejos para que el usuario potencial se convierta en usuario efectivo de las experiencias que le ofrecemos y acabe siendo cliente de nuestros servicios o productos.
Es en este último paso donde nos vamos a centrar en este post.
Llevamos a cabo una buena campaña de marketing online, dotamos de unos buenos contenidos nuestra página, ofrecemos una buena experiencia al usuario y en el último momento el usuario abandona la compra. Hay estudios que cifran en un 55% el número de usuarios que abandonan las compras online.

Intentaremos dar unos consejos para que estos casos sean los menos posibles y que la ratio de usuarios/compras sea lo más alta posible y rebajar el porcentaje de abandono.

En primer lugar debemos proporcionar la máxima usabilidad posible al usuario, así como evitar los problemas técnicos que puedan dificultarla. La compra debe ser una experiencia amena y divertida, no un cúmulo de problemas técnicos y complejos procesos que hagan desistir al usuario. Debemos evitar largos formularios e información que no aporte nada. Cuanto más sencillo, más efectivo.
Adaptemos las operaciones a los diferentes dispositivos. Es cierto que actualmente podemos llevar a cabo cualquier operación desde diferentes dispositivos, ¿pero alguien se plantea una compra, por ejemplo, en el supermercado, desde nuestro smartphone, sin disponer de la opción de tener una lista de la compra guardada?. Facilitemos la experiencia a cualquier usuario, desde cualquier plataforma en cualquier momento.
Para llegar a este punto debemos trabajar con el usuario en nuestra mente. Que quiere, que necesita y sobre todo, que le podemos aportar para que todo el proceso sea igual de emocionante y gratificante. El usuario, así mismo, debe tener acceso en todo momento a soporte y ayuda para solventar las dudas que le puedan surgir.

Estas mejoras pueden ser puestas en práctica, sin que el usuario las advierta, pero además podemos realizar acciones directas para que este perciba nuestro interés en lograr su satisfacción.

Acciones como establecer una política de envíos gratuitos, (a partir de cierto importe en su defecto). Si operativamente no nos fuera posible, debemos informar del coste de los portes lo antes posible y de forma clara y concisa.
Ofrecer plazos de entrega próximos y flexibles, y de igual forma que con los portes, informar de forma concisa, evitando al máximo los equívocos o errores a la hora de saber cuando va a recibir el pedido nuestro usuario.
Debemos intentar que el usuario lleve la compra hasta el final. Nos ayudara, por ejemplo, ofrecer varias formas de pago. Cuantas más ofrezcamos, menos limitado se sentirá el usuario.
Si llegados a este punto, el usuario decide abandonar la compra, nuestro carrito de la compra, debe permitir guardar la selección realizada hasta entonces, por si el usuario decide reanudarla más tarde.

Estos puntos los podemos resumir diciendo que el usuario debe disponer de la máxima información pero sin llegar a aburrir; debe poder exprimir al máximo la experiencia de compra pero de forma sencilla y debemos proporcionarle el máximo de opciones sin que llegue a ser un laberinto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *